Es muy frecuente que un local donde se realiza una actividad (casi siempre un familiar del propietario) se ceda de una forma gratuita. ¿Qué ocurre con el IRPF y el IVA? ¿Deberá declarar el cedente dicho impuesto como si estuviera cobrando un alquiler?

    1. IRPF: Si la cesión del local se realiza de forma gratuita, Vd. No obtendrá rendimiento de capital inmobiliario, ni deberá declarar unos ingresos como si tuviera el local arrendado, asimismo el “arrendatario” tampoco deberá ingresar ninguna retención a Hacienda (ya que no se satisface ninguna renta).

No obstante lo antedicho, Vd. si debería imputarse en su IRPF una renta por dicho inmueble, aunque el ingreso sea “ficticio”.
La cuantía desde el 2015 es la que corresponda al 2% del valor catastral del local, no obstante si este ha sido revisado en los últimos 10 años la imputación de rentas será del 1’1%.
Si Vd. Ha realizado (y pagado) obras para acondicionar el local NO podrá deducirse el coste de la renta imputada, aunque si puedan considerarse como una mejora del local, por lo que si en un futuro lo vende tendría una menor ganancia patrimonial y pagaría menos IRPF.

    1. IVA: la cesión de un local sin contraprestación económica tiene la consideración de AUTOCONSUMO, y ello le obliga a ingresar en Hacienda por concepto de IVA.

La cantidad se calcula:
BASE IMPONIBLE: Será el coste que para Vd. tenga la “cesión de local” más la amortización del 3% del coste del valor catastral.
Una vez calculada la “base imponible” se debe aplicar el tipo general del 21%, ahora bien, SI podrá deducirse el IVA que haya soportado en relación con su local (p.e. alguna reparación).
Una vez calculado lo antecedente emita al “cesionario” una factura (p.e. cada fin de año) en la que conste la BASE y el IVA repercutido. Luego declare dicho IVA y dedúzcase este impuesto de sus gastos.

A su vez el “cesionario” no tendrá que pagarle el total de la factura sino solamente el IVA, que además se lo podrá deducir.