Hasta mediados de 2014 si una empresa solicitaba un aplazamiento y Hacienda lo denegaba, al recurrir dicha denegación no era posible suspender el ingreso de la deuda.
PERO ESTO HA CAMBIADO (Ver TEAC, Resolución de 27/02/2014 y Tribunal Supremo, sentencias de 27/06 y 18/07 de 2012.

HACIENDA ha cambiado su criterio, y lo que antes era un acto negativo ahora es positivo, ya que si antes interpretaba que las denegaciones de aplazamiento tenían el carácter negativo, ya que al presentar el recurso no era posible la suspensión, pues de lo contrario supondría conceder lo que se está solicitando.
AHORA el acto es considerado POSITIVO y Hacienda PERMITE SUSPENDER EL INGRESO DE LA DEUDA al recurrir la denegación de un aplazamiento.
También es importante ver en la resolución de 277/02/14 (TEAC) se aborda otros temas relacionados con los requisitos formales que la Ley exige para solicitar la suspensión (aportación de garantías suficientes, plazos, etc…)
Así en muchos casos HACIENDA no admite las solicitudes de suspensión porque considera que son una “maniobra dilatoria” de los contribuyentes, y entendiendo que la solicitud no se ha presentado y da por iniciado el periodo ejecutivo, exigiendo recargas de apremio de forma automática.
Pues bien, el TEAC considera que aunque no procediese La suspensión, si se han aportado garantías o se ha INTENTADO acreditar de forma suficiente la imposibilidad de aportarlas, debe otorgarse un nuevo plazo de ingreso.

CONCLUSION: AHORA las empresas que se encuentren en dificultades para obtener APLAZAMIENTOS:
Tienen mayor protección jurídica y pueden recurrir las denegaciones de aplazamientos sin verse obligadas a pagar recargos de apremio (de buenas a primeras).
Además, mientras el recurso se resuelve, dispondrán de un plazo de tiempo adicional para poder solventar su falta de liquidez, y hacer frente a sus deudas tributarias.