La responsabilidad civil es la obligación que recae sobre una persona (física o jurídica) por no haber cumplido una obligación y REPARAR EL DAÑO ocasionado a otro, habitualmente mediante el pago de una INDEMNIZACION MONETARIA.
Puede ser contractual o extracontractual.
La responsabilidad civil (R.C.) es en definitiva la sujeción de una persona que vulnera un deber de conducta impuesto en interés a otro sujeto y  a la obligación de reparar el daño ocasionado.
No obstante, aunque la persona que debe responder es el causante del daño, es posible que se haga responsable directo con el autor material del mal producido a un tercero, por ejemplo una “compañía de seguros, la administración pública, la empresa en la que esta empleado dicho autor, etc…

De una forma simple podemos dividir en tres grupos muy definidos los diferentes tipos:

  • LA RESPONABILIDAD CONTRACTUAL es la que deriva de la obligación establecida en un contrato para que una persona haga algo predeterminado, sea una ACCIÓN o una ABSTENCIÓN.

Normalmente puede “escapar” el causante del perjuicio demostrando que el hecho fue causado por un caso fortuito o de fuerza mayor.

  1. LA RESPONSABLIDAD EXTRACONTRACTUAL es la que existe cuando una persona cusa, por si misma o por medio de otra de la que responde (o por una cosa de su propiedad) un daño otra persona.
  2. LA RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DE LA ADMINISTRACIÓN es la responsabilidad que adquiere características especiales cuando el daño es causado por elementos vinculados a la Administración Pública.

Debemos estar ante un daño causado por un hecho ANORMAL, IRREGULAR o ILICITO. En estos casos se exige un grado de R.C. más severo que a los particulares y en muchos casos no se exige ni el DOLO ni la CULPA.
Todas las demandas de este tipo de responsabilidad se interponen primero ante la Administración responsable y posteriormente (si no resuelve) puede el perjudicado auxiliarse de los juzgados Contencioso Administrativos.