El futuro de una empresa pasa por la elección de su forma jurídica. El trabajador “por cuenta propia” (autónomo) tiene responsabilidad personal e ilimitada (excepto en algunos casos previstos en la Ley de emprendedores) frente a terceros, así como también la de los miembros de una sociedad civil (formula en desuso).
Una “sociedad limitada”  tiene capacidad jurídica propia (al ser “persona jurídica) así como derechos, obligaciones y patrimonio propios.
En la actualidad la forma jurídica más utilizada es la SOCIEDAD DE RESPONSABILIDAD LIMITADA aunque, para los emprendedores en negocios sin gran carga económica también es aconsejable “arrancar” como AUTÓNOMOS, aunque empresarialmente el prestigio de tener un S.L. es muy superior al de ser un simple autónomo.

Otra cuestión son las cargas tributarias de cada opción y en esto sale menos perjudicado el autónomo, que tributa con el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), que en este 2015 es un 19% y en el 2016 será un 18%.
La sociedad mercantil en cambio tiene del impuesto sobre sociedades con tramos impositivos del 15% al 28% y el impuesto sobre transmisiones patrimoniales.
En el caso de nuevos autónomos, temporalmente, tienen retenciones de sólo el 9%.

Por otra parte, recientemente se estableció la “tarifa plana” de los autónomos, aplicándose a los menores de 30 años o a los autónomos primerizos, con un coste de 54€/mes, frente a los 260 €/mes de coste mínimo normal.
La tarifa plana solo dura 3 años y va incrementándose cada año hasta alcanzar la tarifa normal.

Una fórmula “mixta” entendemos es la más aconsejable (según la actividad) pero lo ha de sospesar el asesor jurídico, abogado o gestor que se escoja por quién se inicia en el mundo de los negocios, además, quizá es más moldeable para los emprendedores indecisos.
La sociedad civil privada no es aconsejable ya que no tiene personalidad jurídica propia (con lo que las responsabilidades son personales, pero si a día de hoy aún tributan con el IRPF desde el próximo año lo harán por el impuesto de sociedades.